El objetivo detrás de entutorar guisantes

Técnica para sacar el mayor provecho al momento de entutorar guisantes.

Malla HORTOMALLAs
Malla HORTOMALLA evita que la planta de tomate se quiebre o doble, evitando perdidas productivas.

Entutorar guisantes es una actividad que se ha vuelto muy popular entre los agricultores. Muchas de las plantas y hortalizas que pertenecen a la variedad de rastreras o trepadoras, tienden a sacar el mejor provecho con el empleo del entutorado o tutor. Eso se debe a que esta técnica permite una mejor recolección de los frutos y le otorga una mejor salud al evitar formación de hongos o bacterias a causa de la acumulación de la humedad u otros agentes nocivos (como por ejemplo la acumulación de productos químicos) que no salen completamente al momento se regar la planta. También se evita que nuestras plantas sufran algún tipo de daño o lesión a causa de pisadas o quiebres de sus ramas a causa del peso de las mismas o sus frutos. Pero, para antes de entrar en más detalles respecto a lo que es el entutorado primero una breve descripción de esta planta tan saludable y conocida: el guisante.

El guisante es una planta que pertenece a la familia de las del tipo leguminoso (habas, lentejas, el garbanzo, entre otros) cuyo fruto es una semilla que puede ser comida preparada o directamente cruda. Es una de las más antiguas en el mundo, con restos encontrados de una de estas plantas que datan de más de diez mil años de antigüedad. Tiene la particularidad de ser del tipo trepadora más no todas sus variedades lo son completamente.

entutorado de tomates
Entutorado en el cultivo de tomates mas fortaleza y resistencia en la planta.

Sus aportes en una dieta regular son realmente notables al proporcionar una serie de vitaminas y otros nutrientes indispensables para un cuerpo sano. Zinc, hierro, vitamina A, sodio, magnesio y una gran cantidad de vitamina B1 es solo una parte de lo que puede aportar a nuestro organismo, evitando de esta forma problemas de colesterol o azúcar al controlar sus niveles en la sangre, eso sin contar con que ayuda a la regeneración del organismo y previene problemas del corazón y de anemia.

Su época de cultivo debe ser en la época de frio a eso de mediados de otoño, y produce sus guisantes aproximadamente cada sesenta días, cosa que puede ser un poco antes o mucho después dependiendo de la variedad y de los factores climáticos. Aunque se adapta con facilidad al clima frio, no debe cultivarse en campo abierto durante un invierno fuerte o durante la llegada de heladas, ya que la planta morirá. Si se cultiva en invernaderos o similares se deben tomar precauciones por si el lugar no está condicionado para soportar dicho clima. Hay variedades más resistentes que otras al frio, pero siempre es recomendable no exponer la planta cuando hay bajas considerables de temperatura. Si durante su cultivo se ven afectadas por cambios e inclemencias climatológicas inesperadas como aumento de calor o la escarcha, es recomendable transportarlas a un lugar seguro. No se lleva bien con el calor, por lo que cultivarla en épocas calurosas o en la temporada de verano es una pésima idea.

Por otro lado, como ya se dejó entre ver anteriormente, el entutorado sirve para ahorrar espacio en plantas que se esparcen por los alrededores y para cuidar de que no sufran daños ni ellas ni sus frutos, y esto es posible gracias a que el entutorado sirve para guiar el crecimiento de la planta hacia lugares altos por medio de diferentes sistemas y herramientas que ayudan a este propósito. Una de las formas más comunes para llevar a cabo el entutorado es por medio de una caña o estaca lo suficientemente larga y resistente que pueda ir acorde al crecimiento de la planta. Esta se coloca en posición vertical y cerca de la planta. Por ejemplo, al entutorar-guisantes se utilizan cañas de sesenta a noventa centímetros de largo para las variedades pequeñas de la planta, mientras que las variedades más grandes requerirán de estacas más largas, de entre un metro noventa a dos metros treinta; se sabe de variedades que llegan a crecer hasta alcanzar la sorprendente altura de tres metros. Es bueno saber que variedad de la planta se va a cultivar para de esa forma escoger el tutor adecuado para ella, no vaya a ser que tengamos que reemplazarlo a mitad del cultivo por no elegir el correcto, cosa que retrasaría la producción o incluso llegaría a causar daños en el cultivo.

en tutorado de tomates
Mas altos rendimientos con el en tutorado de tomates.

 

Entutorar-guisantes es realmente sencillo, sobre todo si se usa la caña o el entutorado con malla, ya que una de las principales características del entutorado es la de amarrar las ramas y que queden hacia arriba, siguiendo esa dirección en el tutor. El entutorar guisantes presenta la particularidad de que no todas sus ramas se atan al tutor ya que esta planta forma anillos a lo largo del lugar donde se enreda por lo que, tras amarrar alguna de sus ramas, la planta hace el resto del trabajo. Eso sí, no amarre con fuerza la rama, ya que solo ocasionara que se rompa, y tampoco la amarre durante el crecimiento de la rama porque solo ocasionara que no crezca o se rompa.

Es una técnica que debe hacerse periódicamente durante el crecimiento de la planta, por lo que requerirá de su tiempo y dedicación. Pero como ya se dijo anteriormente, el guisante hace gran parte del trabajo por si sola después de que se le aplique el entutorado así que no hay excusas para no aplicarle un entutorado.

Con este breve vistazo de lo que es entutorar-guisantes vera como la calidad de estas se eleva considerablemente, al igual que notará como la recolección y cuidado de la misma se hace mucho más fácil. Así que no lo piense más, aplique el entutorado de guisantes y prepárese para contemplar una planta mucho más sana y contenta y a disfrutar de un producto de calidad.

 

Deja un comentario

Cerrar menú